Reducción de Papada

/ Reducción de papada
stock-photo-beauty-woman-face-portrait-beautiful-model-girl-with-perfect-fresh-clean-skin-

La papada es la forma coloquial de llamarle a la acumulación de grasa que se forma debajo de la mandíbula. Una de las técnicas más utilizadas para la extracción de grasa de esta zona es la liposucción, introduciendo una pequeña cánula a través de una incisión, dejando una marca prácticamente invisible.

 

La cirugía de papada se lleva a cabo con anestesia local en un tiempo aproximado de 30 minutos, permitiendo volver a casa el mismo día. Su recuperación es relativamente rápida puesto que en 4 o 5 días se puede volver a la rutina habitual.

Resultados esperados y riesgos


Los resultados son inmediatos, pero los mejores se aprecian después del primer mes. Entre los efectos secundarios, pueden aparecer hinchazones y hematomas, aunque estos desaparecen al cabo de varios días.

La intervención
El médico hace unas pequeñas incisiones debajo de la barbilla o detrás del lóbulo de la oreja. A través de ellas, se aspira la grasa localizada con la ayuda de una cánula, consiguiendo reducir la papada del paciente.

Cuidados tras la intervención


El cirujano recomienda el uso de una banda elástica para comprimir la zona afectada. Asimismo, se debe prestar atención al cuidado de las heridas para prevenir una infección o mala cicatrización.